Feeds:
Entradas
Comentarios

Dios Formador

  • Jeremías 51:19 “No es como ellos la porción de Jacob; porque él es el Formador de todo, e Israel es el cetro de su herencia; Jehová de los ejércitos es su nombre.”

Esta mañana quería compartirles algo muy sencillo, pero a la vez de gran importancia. Como creyentes debemos entender y recordar que nuestro Dios, cuyo nombre es Jehová de los ejércitos, además de ser el creador de todas las cosas, es también su Formador.

Es decir que él es aquel que no solo creó todas las cosas visibles e invisibles, sino que las creó con propósito… una creación con diseño.

Salmos 19:1Los cielos cuentan la gloria de Dios, Y el firmamento anuncia la obra de sus manos.

Romanos 1:18-20Porque la ira de Dios se revela desde el cielo contra toda impiedad e injusticia de los hombres que detienen con injusticia la verdad; porque lo que de Dios se conoce les es manifiesto, pues Dios se lo manifestó. Porque las cosas invisibles de él, su eterno poder y deidad, se hacen claramente visibles desde la creación del mundo, siendo entendidas por medio de las cosas hechas, de modo que no tienen excusa.

Es tan claro su diseño, tan perfecta su creación, que el hombre que se niega a creer en Dios el Creador y Formador, no tiene excusa.

1 Reyes 4:32-34Y compuso tres mil proverbios, y sus cantares fueron mil cinco. También disertó sobre los árboles, desde el cedro del Líbano hasta el hisopo que nace en la pared. Asimismo disertó sobre los animales, sobre las aves, sobre los reptiles y sobre los peces. Y para oír la sabiduría de Salomón venían de todos los pueblos y de todos los reyes de la tierra, adonde había llegado la fama de su sabiduría.

Salomón, el hombre más sabio de la humanidad, disertaba sobre la creación, porque entendía que cada cosa creada nos enseña de Dios y su propósito. Desde las constelaciones, hasta las pequeñas flores del campo. Si disertas sobre los pollitos, notarás que ellos meten su pico en el agua, toman esa gota del preciado líquido, y después levanta su rostro al cielo… para dar gracias a Dios.

_______________________________

Hoy quiero dar gracias a Dios por el tiempo precioso que nos regalo con la amada iglesia de Suba. Gracias a Dios por tanto amor recibido en esos tres días de Conferencia Familiar, de tantas personas amadas. Gracias a Dios por todas las manifestaciones de amor para conmigo, y mi familia; ¡nos sentimos muy amados! Gracias a Dios por sus maravillas con esta iglesia hija. Gracias a Dios por el crecimiento numérico y espiritual de la iglesia, y su liderazgo. Gracias a Dios por todo el fruto que el Buen Señor ha añadido en estos pocos años. Gracias a Dios por el gran amor con que cada persona sirve al Señor y sus hermanos. Gracias a Dios por el impacto que esta iglesia está teniendo en Suba, y más allá. Gracias a Dios por dar la gracia a esta iglesia de ser una verdadera casa de oración. Gracias a Dios por Juan David, su familia, y cada familia preciosa que salió de nuestra iglesia, y siguen fieles sirviendo al Señor hasta hoy. Gracias a Dios por todo ese fruto nuevo que ya sirve con gozo a su Señor. Y gracias a Dios por tantas otras cosas…

¡Iglesia mamá, nos podemos sentir muy orgullosos en nuestro amado Señor Jesucristo, de la Iglesia La Biblia Dice… de Suba, nuestra amada iglesia hija!

 

 

MARANATA – EL SEÑOR VIENE

1 CORINTIOS 16:22

La Tormenta Viene

  • Jeremías 30:23-24 “He aquí, la tempestad de Jehová sale con furor; la tempestad que se prepara, sobre la cabeza de los impíos reposará. No se calmará el ardor de la ira de Jehová, hasta que haya hecho y cumplido los pensamientos de su corazón; en el fin de los días entenderéis esto.”

¡El amor de Dios es tan grande! Pero creo que a veces olvidamos que su ira es igualmente grande, y aterradora.

Tormenta

La ira de Dios se compara con una tormenta sin precedentes. Las grandes tormentas en altamar, los rayos incesantes en las salvas tropicales, y los tornados en las planicies americanas, no son más que embajadores de la ira del Dios del cielo. El hombre se esconde y teme al turbión, al rayo, y al granizo… pero levanta su puño al aire contra el Dios del cielo, que hizo todo esto; porque Dios en su amor y paciencia pasa por alto los pecados de la humanidad por un tiempo, no queriendo que nadie perezca, sino que todos procedan al arrepentimiento. Todo a causa de su gran amor, que se ha hecho manifiesto…

Juan 3:16Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna.”

1 Juan 4:9-10En esto se mostró el amor de Dios para con nosotros, en que Dios envió a su Hijo unigénito al mundo, para que vivamos por él. En esto consiste el amor: no en que nosotros hayamos amado a Dios, sino en que él nos amó a nosotros, y envió a su Hijo en propiciación por nuestros pecados.”

Romanos 5:8Mas Dios muestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros.”

Cuando comiences a dudar del amor de Dios, tan solo mira al Calvario.

Pero nunca olvides que el Dios que es amor, ¡y qué amor! es también ira santa, ¡y qué ira! El hombre decide que quiere sobre sí; el amor, la misericordia y el perdón divino; o la ira del Todopoderoso.

Juan 3:36 “El que cree en el Hijo tiene vida eterna; pero el que rehúsa creer en el Hijo no verá la vida, sino que la ira de Dios está sobre él.”

Sobre él, como una gran tormenta esperando a caer sobre la tierra.

MARANATA – EL SEÑOR VIENE

1 CORINTIOS 16:22

Al leer el texto que he colocado a continuación, presta mucha atención a cuántas veces Dios dice a su pueblo que no escucharon su palabra; y las graves consecuencias de esta sordera espiritual…

Jeremías 25:3-9
“Desde el año trece de Josías hijo de Amón, rey de Judá, hasta este día, que son veintitrés años, ha venido a mí palabra de Jehová, y he hablado desde temprano y sin cesar; pero no oísteis. Y envió Jehová a vosotros todos sus siervos los profetas, enviándoles desde temprano y sin cesar; pero no oísteis, ni inclinasteis vuestro oído para escuchar cuando decían: Volveos ahora de vuestro mal camino y de la maldad de vuestras obras, y moraréis en la tierra que os dio Jehová a vosotros y a vuestros padres para siempre; y no vayáis en pos de dioses ajenos, sirviéndoles y adorándoles, ni me provoquéis a ira con la obra de vuestras manos; y no os haré mal. Pero no me habéis oído, dice Jehová, para provocarme a ira con la obra de vuestras manos para mal vuestro. Por tanto, así ha dicho Jehová de los ejércitos: Por cuanto no habéis oído mis palabras,he aquí enviaré y tomaré a todas las tribus del norte, dice Jehová, y a Nabucodonosor rey de Babilonia, mi siervo, y los traeré contra esta tierra y contra sus moradores, y contra todas estas naciones en derredor; y los destruiré, y los pondré por escarnio y por burla y en desolación perpetua.”

Dios, en su gran amor, les amonestó desde temprano y sin cesar; pero ellos no oyeron, ni inclinaron su oído para escuchar. Vez tras vez, profeta tras profeta, palabra tras palabra… pero ellos no oyeron. Ahora irán cautivos a Babilonia; no sin antes sufrir cosas indescriptibles, como el comerse a sus propios hijos a causa del gran hambre.

Piensa en cuántos creyentes han “escuchado” por meses, y aun años, la misma verdad de parte de Dios desde el púlpito, pero aun así no han “oído”; y por ende persisten en su desobediencia a Dios y su voluntad.

La Biblia nos enseña claramente (además de la vida misma), la gran importancia de “oír la Palabra”; y el mismo Señor Jesucristo nos amonesta vez tras vez a prestar atención a sus palabras.

Romanos 10:17Así que la fe es por el oír, y el oír, por la palabra de Dios.” – Nota como el énfasis está puesto en el oír. Es el “oír” la palabra que se repite, y conecta la fe, con la palabra de Dios.

Apocalipsis 2:7El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias. Al que venciere, le daré a comer del árbol de la vida, el cual está en medio del paraíso de Dios.” – Esto lo dice el Señor Jesucristo a su iglesia; y es una frase que se repite al final de cada carta escrita a cada una de las siete iglesias.

Dios nos ha dado un oído para oír; que lo usemos. Para escuchar a Dios debemos poner atención a la Palabra de Dios. Si estás viendo futbol, y tu esposa te habla, sabes que ella ha hablado, pero no puedes repetir ni una sola de sus palabras, porque en realidad no la estabas oyendo a ella. Esta situación nos ilustra muy bien lo que ocurre muchas veces en nuestra relación con Dios… aunque él nos habla,  y muy claro, nosotros en realidad no le estamos oyendo con atención; nos hacemos los sordos, sin serlo.

Termino recordándonos que la paciencia de Dios sí tiene un limite, e Israel lo llego a entender y vivir; y no fue nada fácil. No te hagas el sordo con Dios, pues el que hizo el oído, y te dio un par, sabe muy bien que sí puedes escuchar.

MARANATA – EL SEÑOR VIENE

1 CORINTIOS 16:22

Justicia Nuestra…

Jeremías 23:5-6
“He aquí que vienen días, dice Jehová, en que levantaré a David renuevo justo, y reinará como Rey, el cual será dichoso, y hará juicio y justicia en la tierra. En sus días será salvo Judá, e Israel habitará confiado; y este será su nombre con el cual le llamarán: Jehová, justicia nuestra.”

Jeremías profetiza del Mesías, y dice que el Señor levantará a David renuevo justo, y reinará como “Rey”, el cual será dichoso (que prosperará), y hará juicio y justicia en la tierra. Cada uno de estos elementos habla clara y exclusivamente de Jesús; es decir, nadie más da la medida.

 Y entonces dice… “En sus días será salvo Judá, e Israel habitará confiado; y este será su nombre con el cual le llamarán: Jehová, justicia nuestra.”

Con estas palabras, además de dar a conocer su identidad, Jeremías habla de la salvación futura de Judá; pero también podemos ver nuestra salvación en ellas. Con esto en mente, quisiera considerar dos puntos de este pasaje.

En sus días será salvo Judá

En la primera venida del Señor… “A lo suyo vino, y los suyos no le recibieron.” Juan 1:11; y por esta causa, dice Pablo a los Romanos, Israel ha sido endurecido en parte, hasta que venga el Señor, y toda la nación sea salva… Romanos 11:25-27Porque no quiero, hermanos, que ignoréis este misterio, para que no seáis arrogantes en cuanto a vosotros mismos: que ha acontecido a Israel endurecimiento en parte, hasta que haya entrado la plenitud de los gentiles; y luego todo Israel será salvo, como está escrito: Vendrá de Sion el Libertador, Que apartará de Jacob la impiedad. Y este será mi pacto con ellos, Cuando yo quite sus pecados.

La nación de Judá entrará a la tribulación; y será un tiempo de gran angustia para Jacob, pero de éste será librado por el Rey… Jeremías 30:7-9¡Ah, cuán grande es aquel día! tanto, que no hay otro semejante a él; tiempo de angustia para Jacob; pero de ella será librado. En aquel día, dice Jehová de los ejércitos, yo quebraré su yugo de tu cuello, y romperé tus coyundas, y extranjeros no lo volverán más a poner en servidumbre, sino que servirán a Jehová su Dios y a David su rey, a quien yo les levantaré.

La nación de Israel entenderá que aquel a quien crucificaron y rechazaron, si era el Mesías Cristo… Zacarías 12:9-10Y en aquel día yo procuraré destruir a todas las naciones que vinieren contra Jerusalén. Y derramaré sobre la casa de David, y sobre los moradores de Jerusalén, espíritu de gracia y de oración; y mirarán a mí, a quien traspasaron, y llorarán como se llora por hijo unigénito, afligiéndose por él como quien se aflige por el primogénito.

Él será su salvación, de la tribulación y de la condenanción eterna.

 Jehová, justicia nuestra.

Estas palabras aplican tanto a Israel, como a la iglesia, por no decir a cada persona que será salva, y parte del reino eterno de Dios. Jehová, el Señor, es nuestra justicia; la justicia de Dios.

 2 Corintios 5:21 Al que no conoció pecado, por nosotros lo hizo pecado, para que nosotros fuésemos hechos justicia de Dios en él.

Romanos 3:22la justicia de Dios por medio de la fe en Jesucristo, para todos los que creen en él. Porque no hay diferencia,”

En sus días, dirán los redimidos por él, él es el Señor Jesucristo, nuestra justicia ante Dios. “¿Qué, pues, diremos a esto? Si Dios es por nosotros, ¿quién contra nosotros? El que no escatimó ni a su propio Hijo, sino que lo entregó por todos nosotros, ¿cómo no nos dará también con él todas las cosas? ¿Quién acusará a los escogidos de Dios? Dios es el que justifica. ¿Quién es el que condenará? Cristo es el que murió; más aun, el que también resucitó, el que además está a la diestra de Dios, el que también intercede por nosotros.Romanos 8:31-34.

¡Gracias Padre Celestial por tu justicia! ¡Gracias Señor Jesucristo por ser mi justicia ante Dios, al amarme y entregarte a la muerte, y muerte de cruz!

MARANATA – EL SEÑOR VIENE

1 CORINTIOS 16:22

 

 

 

 

No Te Infatúes

Jeremías 10:21
“Porque los pastores se infatuaron, y no buscaron a Jehová; por tanto, no prosperaron, y todo su ganado se esparció.”

 

Tenemos acá un fuerte llamada de atención a los pastores; una advertencia y las consecuencias al ignorar estas palabras del Señor. Palabras que también aplican para cada creyente, en cuanto a su andar con Dios.

Porque los pastores se infatuaron, se hicieron como bestias, irracionales y tontos; y no buscaron al Señor, al ignorar su persona y su palabra, su propósito y poder; no prosperaron en lo que hacían, y todo ganado estaba desamparado y disperso, como ovejas que no tienen pastor.

Si el Señor es el Buen Pastor, y su Espíritu nos ha puesto por obispos, para apacentar la iglesia del Señor, ¿qué será del rebaño, si como bestias, dejamos de buscar al Señor?

El mismo Jeremías, y su paralelo en los Salmos, nos dejan saber el secreto de la prosperidad (No solo para el pastor en el ministerio, sino para todo creyente en su andar con Cristo) en todo lo que hacemos.

Jeremías 17:7-8Bendito el varón que confía en Jehová, y cuya confianza es Jehová. Porque será como el árbol plantado junto a las aguas, que junto a la corriente echará sus raíces, y no verá cuando viene el calor, sino que su hoja estará verde; y en el año de sequía no se fatigará, ni dejará de dar fruto.

Salmos 1:1-3Bienaventurado el varón que no anduvo en consejo de malos, Ni estuvo en camino de pecadores, Ni en silla de escarnecedores se ha sentado; Sino que en la ley de Jehová está su delicia, Y en su ley medita de día y de noche. Será como árbol plantado junto a corrientes de aguas, Que da su fruto en su tiempo, Y su hoja no cae; Y todo lo que hace, prosperará.

Este varón siempre busca al Señor, en quien confía y quien es su confianza; lo que causa que sus raíces estén profundas en la Palabra del Señor, junto al agua viva, pues él es manantial de agua viva (Jeremías 2:13Porque dos males ha hecho mi pueblo: me dejaron a mí, fuente de agua viva, y cavaron para sí cisternas, cisternas rotas que no retienen agua.”); y es así que en su ley medita de día y de noche, y es ella su delicia.

Por esto, él es como árbol siempre verde, siempre dando fruto, y todo lo que hace, prosperará… sea para el pastor y su ministerio, o sea para el padre de familia y su hogar.

Como pastores, y como creyentes, decidimos cuál de los dos vamos a ser… aquel que se infatúa y no busca al Señor, o aquel que se deleita en su Señor. Y sabemos el resultado de estas dos decisiones.

MARANATA – EL SEÑOR VIENE

1 CORINTNIOS 16:22

  • Isaías 55:10-11 “Porque como desciende de los cielos la lluvia y la nieve, y no vuelve allá, sino que riega la tierra, y la hace germinar y producir, y da semilla al que siembra, y pan al que come, así será mi palabra que sale de mi boca; no volverá a mí vacía, sino que hará lo que yo quiero, y será prosperada en aquello para que la envié.”

Veo dos lados de estas palabras.

Por un lado, el cumplimiento de toda palabra que sale de la boca de Dios. En palabras de Jesús:

Mateo 5:18Porque de cierto os digo que hasta que pasen el cielo y la tierra, ni una jota ni una tilde pasará de la ley, hasta que todo se haya cumplido.

Mateo 24:35El cielo y la tierra pasarán, pero mis palabras no pasarán.

Es decir, escrito está, y así será, ya nadie lo cambiará.

Notaras que al leer pasajes como Apocalipsis 20:7-10, está en pasado aunque no ha pasado. En la Biblia tenemos el periódico o diario del día de mañana, porque la Palabra del Dios Eterno tiene cumplimiento. El tiempo y el espacio fueron creados para nosotros; Dios habita la eternidad, por encima del tiempo y el espacio… Isaías 57:15Porque así dijo el Alto y Sublime, el que habita la eternidad, y cuyo nombre es el Santo: Yo habito en la altura y la santidad, y con el quebrantado y humilde de espíritu, para hacer vivir el espíritu de los humildes, y para vivificar el corazón de los quebrantados.

Por el otro lado, y lo que afecta más nuestro contexto, es como Dios siempre cumple su propósito a través de la Palabra proclamada a una congregación; sea ésta Israel, o una iglesia, o un estadio lleno de gente sin esperanza.

Esta es una promesa tan poderosa para todo obrero del Señor; sea éste un pastor y predicador, un maestro de niños, un consejero de parejas, un maestro del discipulado… Como la lluvia cae sobre el desierto, y produce hierba, flores y fruto; así la palabra de Dios no volverá vacía.

Pero nota por favor que a la misma vez esta verdad va acompañada de ciertos requisitos… “así será mi palabra que sale de mi boca; no volverá a mí vacía, sino que hará lo que yo quiero, y será prosperada en aquello para que la envié.”

Esa palabra tiene que ser palabra de Dios, y debe salir de su boca; lo que para nosotros implica un mensaje de la Biblia (la Palabra de Dios), dado por el Espíritu, y en la llenura del mismo.

Es posible predicar y enseñar en la carne; pero allí no hay poder, como tampoco hay promesa de Dios para tal. El agua pura se contamina con la plomería oxidada, o hecha de plomo. 2 Timoteo 2:21Así que, si alguno se limpia de estas cosas, será instrumento para honra, santificado, útil al Señor, y dispuesto para toda buena obra.

Si hemos de ver al desierto volverse en campo fértil, y el campo fértil en bosque (lleno de árboles de fruto), hemos de servir al Señor, proclamando su palabra en la llenura del Espíritu. Isaías 32:15hasta que sobre nosotros sea derramado el Espíritu de lo alto, y el desierto se convierta en campo fértil, y el campo fértil sea estimado por bosque.

Su Espíritu vino en Pentecostés (Hechos 2); y hoy es el sello de nuestra salvación (Efesios 1). Ahora se trata de ser llenos del Espíritu, y no satisfacer los deseos de la carne. Así habrá fruto, y esa es una promesa de Dios que tiene cumplimiento. Gálatas 5:22-23.

 

MARANATA – EL SEÑOR VIENE

1 CORINTIOS 16:22

Qué Promesa!

  • Isaías 41:10 “No temas, porque yo estoy contigo; no desmayes, porque yo soy tu Dios que te esfuerzo; siempre te ayudaré, siempre te sustentaré con la diestra de mi justicia.”

En este pasaje tenemos de Dios tal promesa que nos deja sin excusas en nuestro peregrinar a casa.

  1. No temas, porque yo estoy contigo; – El Dios Altísimo y Todopoderoso promete estar con nosotros; y por eso, no debemos temer. David exclama… “Aunque ande en valle de sombra de muerte, No temeré mal alguno, porque tú estarás conmigo;…Salmos 23:4a. Jesucristo resucitado, después de dejarnos saber que él es el Todopoderoso (Toda potestad me ha sido dada…), nos promete que al marchar a cumplir su comisión, él estará con nosotros, todos los días, hasta el fin del mundo. Como Jeremías, podemos decir confiadamente… “Mas Jehová está conmigo como poderoso gigante; por tanto, los que me persiguen tropezarán, y no prevalecerán; serán avergonzados en gran manera, porque no prosperarán; tendrán perpetua confusión que jamás será olvidada.” Jeremías 20:11.
  2. no desmayes, porque yo soy tu Dios que te esfuerzo; – ¿Estás pensando en tirar la toalla? ¿Sientes que ya no das más? No tienes porque desmayar, ya que Dios es quien está listo y dispuesto a darte la fuerza que necesitas. Búscale, confía en él, y espera en él… él es tu Dios que te esfuerza, que da la fuerzas que necesitas para seguir adelante. Salmos 46:1Dios es nuestro amparo y fortaleza, Nuestro pronto auxilio en las tribulaciones.
  3. siempre te ayudaré, siempre te sustentaré con la diestra de mi justicia. – Esta ayuda y sustento, con el cual podemos contar en todo momento, siempre es por medio de Jesucristo, brazo y justicia de Dios. En la carne, en nuestras fuerzas, vamos a desmayar. En Jesucristo iremos en su poder.  

MARANATA – EL SEÑOR VIENE

1 CORINTIOS 16:22