Feeds:
Entradas
Comentarios

Creo que podemos decir que está era la filosofía del apóstol Pablo ante la muerte; y debería ser también la nuestra.

Está claro que para Pablo el vivir era Cristo, y el morir… ganancia. Para él la “muerte” era la vida eterna misma…

2 Corintios 5:8pero confiamos, y más quisiéramos estar ausentes del cuerpo, y presentes al Señor.

Romanos 6:22 “Mas ahora que habéis sido libertados del pecado y hechos siervos de Dios, tenéis por vuestro fruto la santificación, y como fin, la vida eterna.

Pero a la misma vez había algo más grande para Pablo, algo mejor que dormir para ir al Señor… y esto era ir al Señor sin “dormir o morir”…

2 Corintios 5:4 Porque asimismo los que estamos en este tabernáculo gemimos con angustia; porque no quisiéramos ser desnudados, sino revestidos, para que lo mortal sea absorbido por la vida.

En el contexto de sufrir, y aun morir por predicar a Cristo, Pablo suelta estas palabras… Leamos las palabras que las preceden…

2 Corintios 5:1-3Porque sabemos que si nuestra morada terrestre, este tabernáculo, se deshiciere, tenemos de Dios un edificio, una casa no hecha de manos, eterna, en los cielos. Y por esto también gemimos, deseando ser revestidos de aquella nuestra habitación celestial; pues así seremos hallados vestidos, y no desnudos.

En el contexto ya mencionado, Pablo dice: En el momento en que este cuerpo de carne sea destruido (no importa como), tenemos de Dios una casa (pues ha hecho referencia al cuerpo como “tabernáculo”) no echa de manos, eterna, y en los cielos. Y por entender esto, a la misma vez que no nos importa ni tememos morir, sí nos gustaría ser revestidos de esa habitación celestial, sin tener que pasar por la muerte (el ser desnudados de nuestra habitación terrenal)

Y entonces aparece nuestro pasaje…

Cada verdadero creyente, que entiende lo dicho antes, gime con angustia… mas no con miedo; es decir, anhela algo al punto de angustiarse a ratos… ¿y que es eso? o dicho de otra forma, ¿por qué gime?

Porque no quisiéramos morir, sino ser arrebatados… no quisiéramos ser desnudados, sino revestidos… para que lo mortal, este tabernáculo de carne, sea absorbido por la vida. Es decir, que nuestro cuerpo terrenal, en un abrir y cerrar de ojos, sea trasformado en inmortal…

1 Corintios 15:51-55He aquí, os digo un misterio: No todos dormiremos; pero todos seremos transformados, en un momento, en un abrir y cerrar de ojos, a la final trompeta; porque se tocará la trompeta, y los muertos serán resucitados incorruptibles, y nosotros seremos transformados. Porque es necesario que esto corruptible se vista de incorrupción, y esto mortal se vista de inmortalidad. Y cuando esto corruptible se haya vestido de incorrupción, y esto mortal se haya vestido de inmortalidad, entonces se cumplirá la palabra que está escrita: Sorbida es la muerte en victoria. ¿Dónde está, oh muerte, tu aguijón? ¿Dónde, oh sepulcro, tu victoria?

Los muertos resucitarán incorruptibles, y los que vivimos seremos transformados, para que lo mortal ahora sea inmortal; y por primera vez en la historia de la humanidad, desde Adán, poder decir como hombres… ¿Dónde está, oh muerte, tu aguijón? ¿Dónde, oh sepulcro, tu victoria?… porque nunca vimos el interior de uno.

Así que, como Pablo, no temor morir; pero al igual que él, preferiría ser arrebatado… ¿y tú?

1 Tesalonicenses 4:15-18Por lo cual os decimos esto en palabra del Señor: que nosotros que vivimos, que habremos quedado hasta la venida del Señor, no precederemos a los que durmieron. Porque el Señor mismo con voz de mando, con voz de arcángel, y con trompeta de Dios, descenderá del cielo; y los muertos en Cristo resucitarán primero. Luego nosotros los que vivimos, los que hayamos quedado, seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes para recibir al Señor en el aire, y así estaremos siempre con el Señor. Por tanto, alentaos los unos a los otros con estas palabras.

MARANATA – EL SEÑOR VIENE

1 CORINITOS 16:22

Guiados por el Espíritu

  • 2 Corintios 1:17 “Así que, al proponerme esto, ¿usé quizá de ligereza? ¿O lo que pienso hacer, lo pienso según la carne, para que haya en mí Sí y No?”

Semaforo

Esta mañana vamos a usar un semáforo como ilustración. Si tú llegas a una intersección, y el semáforo tiene todas las luces prendidas, o todas apagadas, de inmediato frenas, y te aseguras de poder pasar sin peligro. Si está en rojo, te detienes; y si está en verde, pasas sin dudarlo. Si está en amarillo, por cambiar a rojo, y tú sabes que allí hay una cámara de la policía de transito, frenas y te detienes para evitar un parte o multa. Todo conductor necesita saber claramente que verde es siga, rojo es pare, y amarillo es precaución, está por cambiar. Y allí no hay confusión.

Las palabra de Pablo a los corintios me hacían pensar en un semáforo; y éste como es guía de Dios en nuestras vidas. A veces Dios nos dice: No; y a veces, Sí. Y es tan claro como esa luz roja o verde en le semáforo. Pienso en Hechos 13, y el semáforo en verde… Hechos 13:2Ministrando éstos al Señor, y ayunando, dijo el Espíritu Santo: Apartadme a Bernabé y a Saulo para la obra a que los he llamado.” Puedo pensar también en Hechos 16, y el semáforo en rojo… Hechos 16:6-7Y atravesando Frigia y la provincia de Galacia, les fue prohibido por el Espíritu Santo hablar la palabra en Asia; y cuando llegaron a Misia, intentaron ir a Bitinia, pero el Espíritu no se lo permitió.

Nota que en cada ocasión fue el Espíritu quien les dio esa luz verde, o roja. Dios nos ha concedido su Espíritu, y como hijos de Dios podemos y debemos contar con su guía… Romanos 8:14Porque todos los que son guiados por el Espíritu de Dios, éstos son hijos de Dios.” 

Lo que hacemos en el Espíritu, y bajo su guía, será con una paz plena, y una convicción absoluta; pero si en nosotros hay algo de duda… un Sí y un No… existe la posibilidad de que lo que pensamos hacer, lo estemos haciendo en la carne, y no en el Espíritu.

Como creyentes nunca debemos proceder con esa luz en amarillo. Allí puede haber carne. Con Dios, y bajo la guía de su Espíritu, será rojo o verde.     

A la misma vez, nunca arranques si está en rojo; y no dudes en marchar si está en verde. Si marchas en rojo, siempre habrá consecuencias. Y si te detienes en verde, afectas a muchos que “vienen detrás”

MARANATA – EL SEÑOR VIENE

1 CORINTIOS 16:22

Ser Uno…

Esta mañana no hablaré en cuanto a que tú seas tú… Este “Ser Uno” hace referencia a la unidad por la cual nuestro Señor Jesucristo oró en Juan 17, y a las palabras de Pablo a los corintios en…

1 Corintios 1:9-10
“Fiel es Dios, por el cual fuisteis llamados a la comunión con su Hijo Jesucristo nuestro Señor. Os ruego, pues, hermanos, por el nombre de nuestro Señor Jesucristo, que habléis todos una misma cosa, y que no haya entre vosotros divisiones, sino que estéis perfectamente unidos en una misma mente y en un mismo parecer.”

Pablo les recuerda la fidelidad de Dios; y en forma específica les recuerda que ese Dios fiel les ha llamado a tener comunión eterna con su Hijo Jesucristo nuestro Señor, y que nadie ni nada podrá cambiar eso.

Y es de esta verdad que nace el ruego del versículo 10.

Pablo les ruega que hagan visible ahora, lo que ya es verdad y eterno en Cristo. Si somos uno con Cristo, y si tenemos comunión con él, debemos hablar todos una misma cosas, y no debe haber divisiones entre nosotros… y es allí que nos da la clave para que esto sea realidad… “sino que estéis perfectamente unidos en una misma mente y en un mismo parecer.”

Así, se nos llama a tener una misma mente o sentir, y un mismo parecer o juicio, el que resultará automáticamente de tener una misma mente.

La mente que se nos llama a tener, la cual nos llevará a hablar una misma cosa, a tener una misma visión y misión, y a proceder de una misma forma, es la mente de Cristo. El capitulo 2 nos da todo lo necesario para tener la mente que debemos tener… no en vano cierra diciendo…

1 Corintios 2:16 Porque ¿quién conoció la mente del Señor? ¿Quién le instruirá? Mas nosotros tenemos la mente de Cristo.

Además Filipenses 2:5-8 y Romanos 12:1-2 son pasajes claves en cuanto a tener la mente de Cristo.

El “proceder” o forma de juzgar es tener ese mismo sentir o mente concerniente a los que se debe hacer frente a cualquier situación. Piénsalo por un segundo… la iglesia de los corintios estaba enfrentando cantidad de situaciones bien difíciles… ¿cómo resolverlas, cómo enfrentarlas, cómo solucionarlas?

Ya sabemos la respuesta… con la palabra de Dios, y el mismo sentir de Cristo. No hay otra forma bíblica y más sabia. No se trata de tener un consenso general en la iglesia, para ver que vamos a hacer. Se trata de entender muy bien qué dice la Biblia, y cómo vamos a aplicarlo en una situación específica.

El versículo 10 se hace fácil, y será una realidad en nuestras iglesias, cuando la palabra de Dios y su Espíritu sature nuestras mentes y corazones.

¡Qué tengan un muy feliz fin de semana en comunión con el Señor!

MARANATA – EL SEÑOR VIENE

1 CORINTIOS 16:22

Sin Condenación…

Romanos 8:28-39 nos enseña que como creyentes en Cristo Jesús somos más que vencedores. De los versículos 1-27 Pablo habla de esa vida abundante que se da al vivir en el Espíritu; y comienza recordándonos… Romanos 8:1Ahora, pues, ninguna condenación hay para los que están en Cristo Jesús, los que no andan conforme a la carne, sino conforme al Espíritu.”

Por la obra redentora de Cristo, y nuestra fe en él, ninguna condenación hay para nosotros.

  • Romanos 8:33-34 “¿Quién acusará a los escogidos de Dios? Dios es el que justifica. ¿Quién es el que condenará? Cristo es el que murió; más aun, el que también resucitó, el que además está a la diestra de Dios, el que también intercede por nosotros.”

Nuestro pasaje reafirma y confirma esta verdad; y lo hace de una manera contundente.

¿Quién acusará a los escogidos de Dios? Dios es el que justifica.

Dios estableció antes de la fundación del mundo, antes que el hombre cayera en pecado, que todo aquel que creyera en la obra redentora de su Hijo, sería salvo… Efesios 1:4-5según nos escogió en él antes de la fundación del mundo, para que fuésemos santos y sin mancha delante de él, en amor habiéndonos predestinado para ser adoptados hijos suyos por medio de Jesucristo, según el puro afecto de su voluntad,

Siendo Dios quien justifica al que es de la fe de Jesucristo; y habiéndonos escogido en Jesucristo, su Hijo amado, antes de la fundación del mundo… ¿quién nos va a acusar?

¿Quién es el que condenará?

Uno solo es el Juez; uno solo es aquel que después de quitar la vida, puede enviar al infierno… DIOS.

Santiago 4:12Uno solo es el dador de la ley, que puede salvar y perder; pero tú, ¿quién eres para que juzgues a otro?

Lucas 12:5 Pero os enseñaré a quién debéis temer: Temed a aquel que después de haber quitado la vida, tiene poder de echar en el infierno; sí, os digo, a éste temed.

Y si el que condena, es el mismo que nos salvo por amor, al enviar a su Hijo a morir por nuestros pecados… una vez más, ¿quién nos acusará, quién nos condenará?

Cristo es el que murió;

En nuestro lugar, y por la voluntad del Padre.

más aun, el que también resucitó, el que además está a la diestra de Dios, el que también intercede por nosotros.

Aunque su muerte es la muestra de amor más grande del universo entero… hay cosas más relevantes (no importantes o impactantes) en cuanto a nuestra salvación…

Jesús resucitó, demostrando, no solo ser el Hijo de Dios con poder, sino el echo de que Dios había aceptado el sacrificio de sí mismo por la humanidad.

Jesús, a causa de su obediencia hasta la muerte y muerte de Cruz, y por el echo de haber resucitado de los muertos, y presentado su sangre ante el trono de Dios por nuestros pecados, fue exaltado hasta lo sumo, dándosele un nombre que es sobre todo nombre, y sentándose a la diestra de Dios, hasta que el Padre ponga a sus enemigos por estrado de sus pies.

Y allí, en lo más alto de la creación, Jesús vive para interceder por nosotros… Hebreos 7:25 “por lo cual puede también salvar perpetuamente a los que por él se acercan a Dios, viviendo siempre para interceder por ellos.”   

Por esto y más, somos más que vencedores por medio de aquel que nos amó.

MARANATA – EL SEÑOR VIENE

1 CORINTIOS 16:22

La fe nos afirma…

Hebreos 11:6 nos deja saber claramente que “sin fe es imposible agradar a Dios”

¿Cómo seremos agradables a los ojos de aquel en quien no confiamos, en quien no creemos?

Pablo nos permite saber la gran importancia de la fe para el creyente… su papel en nuestra vida y andar como creyentes.

Romanos 5:1-6 “Justificados, pues, por la fe, tenemos paz para con Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo; por quien también tenemos entrada por la fe a esta gracia en la cual estamos firmes, y nos gloriamos en la esperanza de la gloria de Dios. Y no sólo esto, sino que también nos gloriamos en las tribulaciones, sabiendo que la tribulación produce paciencia; y la paciencia, prueba; y la prueba, esperanza; y la esperanza no avergüenza; porque el amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones por el Espíritu Santo que nos fue dado. Porque Cristo, cuando aún éramos débiles, a su tiempo murió por los impíos.”

Acá hay mucha tela por cortar; y no es mi intención exponer todos y cada uno de lso elementos que encontramos en este pasaje tan maravilloso. Tan solo quiero señalarles la gran importancia de la fe. Aunque sí les digo que vale la pena estudiar un poco más a fondo estas palabras.

Es por la fe que somos justificados y tenemos paz para con Dios; lo que es por medio de nuestro Señor Jesucristo… su obra redentora, y nuestra fe en la provisión de Dios por nuestros pecados.

Es por la fe  que estamos firmes en la gracia de Dios; y por esa misma fe, nos gloriamos en la esperanza de la gloria de Dios… Colosenses 1:27a quienes Dios quiso dar a conocer las riquezas de la gloria de este misterio entre los gentiles; que es Cristo en vosotros, la esperanza de gloria,

Es por la fe que también nos gloriamos en las tribulaciones… pero nota que se nos dan dos razones por las cuales nos podemos gloriar, por la fe, en las tribulaciones…

  1. Porque conocemos y entendemos el proceso y propósito de las pruebas en un hijo de Dios… “sabiendo que la tribulación produce paciencia; y la paciencia, prueba; y la prueba, esperanza; y la esperanza no avergüenza;”
  2. Porque por medio del Espíritu de consolación que nos ha sido dado del Padre, tenemos el amor de Dios morando en nuestros corazones… “porque el amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones por el Espíritu Santo que nos fue dado”

Y Pablo les recuerda del amor de Dios… al que siempre podemos mirar ante la duda en esos momentos de prueba…Porque Cristo, cuando aún éramos débiles, a su tiempo murió por los impíos

Santiago nos enseña, con otras palabras, la misma verdad…

Santiago 1:2-4Hermanos míos, tened por sumo gozo cuando os halléis en diversas pruebas, sabiendo que la prueba de vuestra fe produce paciencia. Mas tenga la paciencia su obra completa, para que seáis perfectos y cabales, sin que os falte cosa alguna.

Es entender, por la fe, y como prueba de nuestra fe, que el Dios de amor desea perfeccionarnos, y hacer de nosotros un mejor creyente, un mejor hijo de Dios, más parecido a Jesús… y lo hace a través de esas pruebas.

La fe es sencillamente creer lo que Dios nos dice en su Palabra. Por eso Pablo dice a los Romanos que la fe viene por el oír, y el oír, por la Palabra de Dios. La fe es oír lo que Dios dice, entenderlo claramente, y creerlo.

MARANATA – EL SEÑOR VIENE

1 CORINTIOS 16:22

La Oración Mueve Al Cielo

Podemos decir que es por medio de la oración que conformamos nuestro corazón al de Dios; y por medio de ella también vemos su suficiencia. Bien dijo nuestro amado Jesús… “Hágase tu voluntad, como en el cielo, así también en la tierra.” y “El pan nuestro de cada día, dánoslo hoy.”

Pero no podemos olvidar que es por medio de la oración que movemos al cielo… es decir, hay ocasiones en las cuales nuestras oraciones no solo son escuchadas por Dios, sino concedidas; y  esa respuesta cambia lo que estaba por pasar.

Les comparto dos ejemplos, antes de mirar nuestro texto de hoy.

El primero es el de Epafrodito; hermano, colaborador y compañero de milicia de Pablo, quien estuvo a punto de morir. Pero vemos la intervención divina claramente… Filipenses 2:27Pues en verdad estuvo enfermo, a punto de morir; pero Dios tuvo misericordia de él, y no solamente de él, sino también de mí, para que yo no tuviese tristeza sobre tristeza.

El segundo es el del rey Ezequías, quien recibe la noticia por parte del profeta Isaías de que ha de morir. Su oración a Dios causa el Señor le añada quince años de vida… 2 Reyes 20:1, 3, 5-6En aquellos días Ezequías cayó enfermo de muerte. Y vino a él el profeta Isaías hijo de Amoz, y le dijo: Jehová dice así: Ordena tu casa, porque morirás, y no vivirás. (3) Te ruego, oh Jehová, te ruego que hagas memoria de que he andado delante de ti en verdad y con íntegro corazón, y que he hecho las cosas que te agradan. Y lloró Ezequías con gran lloro. (5-6) Vuelve, y di a Ezequías, príncipe de mi pueblo: Así dice Jehová, el Dios de David tu padre: Yo he oído tu oración, y he visto tus lágrimas; he aquí que yo te sano; al tercer día subirás a la casa de Jehová. Y añadiré a tus días quince años, y te libraré a ti y a esta ciudad de mano del rey de Asiria; y ampararé esta ciudad por amor a mí mismo, y por amor a David mi siervo.”

Nuestro texto de hoy se encuentra en Hechos 27, en donde Pablo va camino a Roma, después de verse obligado a apelar a Cesar. La navegación se está haciendo difícil, y con la proximidad del invierno, aun peligrosa.

Con mucha dificultad lograron llegar a un lugar llamado “Buenos Puertos”; lugar que poco de bueno tenía, y por ello, estaban pensando en seguir hasta Fenice en Creta… un mejor lugar para invernar…

Hechos 27:8, 12Y costeándola con dificultad, llegamos a un lugar que llaman Buenos Puertos, cerca del cual estaba la ciudad de Lasea. (12) Y siendo incómodo el puerto para invernar, la mayoría acordó zarpar también de allí, por si pudiesen arribar a Fenice, puerto de Creta que mira al nordeste y sudeste, e invernar allí.

Pero allí en Buenos Puertos, Dios revela a Pablo la gravedad de volverse a la mar…

  • Hechos 27:9-10 “Y habiendo pasado mucho tiempo, y siendo ya peligrosa la navegación, por haber pasado ya el ayuno, Pablo les amonestaba, diciéndoles: Varones, veo que la navegación va a ser con perjuicio y mucha pérdida, no sólo del cargamento y de la nave, sino también de nuestras personas.”  

Vamos e ver y entender que está no es la simple opinión de Pablo; sino que es algo que viene de Dios. El pasaje nos deja saber que esta opinión tampoco sale de mirar a un mar embravecido; al contrario… vemos que aparentemente todo estaba a favor… Hechos 27:13Y soplando una brisa del sur, pareciéndoles que ya tenían lo que deseaban, levaron anclas e iban costeando Creta.

Aunque las palabras de Pablo eran una advertencia que venía de Dios, poco o nada importo al centurión y los demás pasajeros, quienes daban más crédito a la experiencia profesional del capitán de la nave, que al creador de los cielos y del mar… Hechos 27:11-12Pero el centurión daba más crédito al piloto y al patrón de la nave, que a lo que Pablo decía. Y siendo incómodo el puerto para invernar, la mayoría acordó zarpar también de allí, por si pudiesen arribar a Fenice, puerto de Creta que mira al nordeste y sudeste, e invernar allí.

“Pablo, como marinero eres un buen predicador” dijo el centurión; “deja que los profesionales se encarguen… tú dedícate a la Biblia y no más”

Y en pocos horas estaban en medio de una tormenta como pocas en la historia; e iba a haber perdida de la nave y de las personas.

Pero Dios responde a la oración de Pablo…

  • Hechos 27:21-24 “Entonces Pablo, como hacía ya mucho que no comíamos, puesto en pie en medio de ellos, dijo: Habría sido por cierto conveniente, oh varones, haberme oído, y no zarpar de Creta tan sólo para recibir este perjuicio y pérdida. Pero ahora os exhorto a tener buen ánimo, pues no habrá ninguna pérdida de vida entre vosotros, sino solamente de la nave. Porque esta noche ha estado conmigo el ángel del Dios de quien soy y a quien sirvo, diciendo: Pablo, no temas; es necesario que comparezcas ante César; y he aquí, Dios te ha concedido todos los que navegan contigo.” 

Y así fue; la nave se perdió, pero nadie murió; y esto a pesar de la tormenta, a pesar del naufragio y violencia del mar, a pesar de que muchos no sabían nadar… Hechos 27:44y los demás, parte en tablas, parte en cosas de la nave. Y así aconteció que todos se salvaron saliendo a tierra.

Saben, esto nos debe animar a orar, porque Dios si oye la oración, y hace maravillas por nosotros; y por aquellos que nos rodean, para que Dios nos los conceda, y no mueran eternamente en el lago de fuego… esa oración le gusta a Dios.  

 

MARANATA – EL SEÑOR VIENE

1 CORINTIOS 16:22

La Poderosa Gracia de Dios

Pablo deja en claro que lo que él era y hacía, se daba por la gracia de Dios en su vida… 1 Corintios 15:10Pero por la gracia de Dios soy lo que soy; y su gracia no ha sido en vano para conmigo, antes he trabajado más que todos ellos; pero no yo, sino la gracia de Dios conmigo.”

Así lo confirma claramente el libro de los Hechos.

  • Hechos 14:26 “De allí navegaron a Antioquía, desde donde habían sido encomendados a la gracia de Dios para la obra que habían cumplido.”

Pablo y Bernabé regresan a Antioquía, después de su primer viaje misionero, habiendo cumplido la obra que Dios mismo les había encomendado (Hechos 13:2Ministrando éstos al Señor, y ayunando, dijo el Espíritu Santo: Apartadme a Bernabé y a Saulo para la obra a que los he llamado.”); pero la cumplieron habiendo sido encomendados a la gracia de Dios.

¿Cuál era esa obra? El mismo capítulo 14 nos da la descripción del trabajo realizado; que es el mismo trabajo a realizar por parte de cada misionero enviado por Dios al campo.

Hechos 14:21-23Y después de anunciar el evangelio a aquella ciudad y de hacer muchos discípulos, volvieron a Listra, a Iconio y a Antioquía, confirmando los ánimos de los discípulos, exhortándoles a que permaneciesen en la fe, y diciéndoles: Es necesario que a través de muchas tribulaciones entremos en el reino de Dios. Y constituyeron ancianos en cada iglesia, y habiendo orado con ayunos, los encomendaron al Señor en quien habían creído.

Acá está el trabajo a realizar como obreros del Señor, comenzando con el hacer discípulos, y terminando con ancianos establecidos en cada iglesia… un trabajo humanamente imposible… por eso se hace fundamental la gracia de Dios. Una vez más…

1 Corintios 15:10Pero por la gracia de Dios soy lo que soy; y su gracia no ha sido en vano para conmigo, antes he trabajado más que todos ellos; pero no yo, sino la gracia de Dios conmigo.”

Y por esto, uno de los pasajes más importante referente a este tema es 2 Pedro 3:18Antes bien, creced en la gracia y el conocimiento de nuestro Señor y Salvador Jesucristo. A él sea gloria ahora y hasta el día de la eternidad. Amén.

Que seamos ese instrumento en las manos de Dios, que conoce y se deja usar para hacer su voluntad.

 

MARANATA – EL SEÑOR VIENE

1 CORINTIOS 16:22