Feeds:
Entradas
Comentarios

Salmo 90

Veía esta mañana en el Salmo 90 un paralelo grande con las epístolas de Pedro, y en forma específica, en cuanto al deseo de Dios para con el hombre. Llamaba mi atención también, el mismo “Título” del Salmo 90…

La eternidad de Dios y la transitoriedad del hombre

Oración de Moisés, varón de Dios

Piénsalo, esta es una oración de Moisés, varón de Dios, y quien fue fiel sobre toda la casa de Dios. Como hombres de Dios, a quienes se nos ha encargado el cuidado de la casa de Dios, que es la iglesia, esta oración nos debería interesar mucho.

Lo primero que llamaba mi atención…

  • Salmos 90:3-4 “Vuelves al hombre hasta ser quebrantado, Y dices: Convertíos, hijos de los hombres. Porque mil años delante de tus ojos Son como el día de ayer, que pasó, Y como una de las vigilias de la noche.”

Ahora considera lo que dice 2 Pedro 3:8-9Mas, oh amados, no ignoréis esto: que para con el Señor un día es como mil años, y mil años como un día. El Señor no retarda su promesa, según algunos la tienen por tardanza, sino que es paciente para con nosotros, no queriendo que ninguno perezca, sino que todos procedan al arrepentimiento.”

El mensaje es el mismo; y el deseo de Dios sigue siendo el mismo… que ninguno perezca, sino que todos se conviertan, o procedan al arrepentimiento.

La otra parte nos recuerda que hay un límite de tiempo para arrepentirse; y un limite de tiempo para el regreso del Señor a juzgar el mundo. Para esto relaciona un día con mil años, y mil años con un día. Sin entrar mucho en detalles, pues no es el punto de hoy, pero el hombre (como raza caída) ha recibido una semana (siete mil años) para definir su destino eterno; cuatro mil años de Adán a Cristo, dos mil años de Cristo a nosotros… y faltaría el milenio (día de reposo… Selah)… el Señor está cerca.

El siguiente pasaje es este…

  • Salmos 90:5-6 “Los arrebatas como con torrente de aguas; son como sueño, Como la hierba que crece en la mañana. En la mañana florece y crece; A la tarde es cortada, y se seca.” 

Ahora mira lo que dice 1 Pedro 1:24-25Porque: Toda carne es como hierba, Y toda la gloria del hombre como flor de la hierba. La hierba se seca, y la flor se cae; Mas la palabra del Señor permanece para siempre. Y ésta es la palabra que por el evangelio os ha sido anunciada.

En estas palabras, citando Isaías 40:6-9 (te animo a leerlo), se nos recuerda la brevedad de la vida del hombre, y la importancia de predicar el evangelio, para que el Espíritu de Dios pueda convencer al hombre orgulloso de su pecado, y se convierta al Señor para salvación.

De nuevo vemos un factor de tiempo, y el deseo de Dios de salvar al hombre perdido.

El siguiente pasaje es este…

  • Salmos 90:12 “Enséñanos de tal modo a contar nuestros días, Que traigamos al corazón sabiduría.” 

Creo que acá está el corazón de la oración de Moisés, varón de Dios. Ante la importancia de nuestra tarea, y la brevedad del tiempo, que Dios nos de sabiduría para redimir el poco tiempo que en realidad tenemos para trabajar en su obra.

Pedro, entendiendo lo que hemos visto, clama… 2 Pedro 3:14-15Por lo cual, oh amados, estando en espera de estas cosas, procurad con diligencia ser hallados por él sin mancha e irreprensibles, en paz. Y tened entendido que la paciencia de nuestro Señor es para salvación; como también nuestro amado hermano Pablo, según la sabiduría que le ha sido dada, os ha escrito,

Por último…

  • Salmos 90:17 “Sea la luz de Jehová nuestro Dios sobre nosotros, Y la obra de nuestras manos confirma sobre nosotros; Sí, la obra de nuestras manos confirma.” 

Finalmente Moisés clama a Dios… Ilumínanos, haz resplandecer tu rostro sobre nosotros, para que lo que sea que hagamos, de verdad sea tu voluntad, tu obra. Esta es una oración que Dios contesta…

Éxodo 40:16Y Moisés hizo conforme a todo lo que Jehová le mandó; así lo hizo.

Hebreos 3:2el cual es fiel al que le constituyó, como también lo fue Moisés en toda la casa de Dios.

Mira que interesante la forma en que Pedro termina su epístola…

2 Pedro 3:17-18Así que vosotros, oh amados, sabiéndolo de antemano, guardaos, no sea que arrastrados por el error de los inicuos, caigáis de vuestra firmeza. Antes bien, creced en la gracia y el conocimiento de nuestro Señor y Salvador Jesucristo. A él sea gloria ahora y hasta el día de la eternidad. Amén.”

Alguien nos quiere engañar, para que desperdiciemos nuestra vida, nuestro tiempo. Lo que debemos hacer es crecer en gracia y conocimiento de nuestro Señor. El conocimiento nos da a entender la voluntad del Señor, y la gracia causa lo hagamos.

——————– o ——————-

Pido su apoyo en oración para el encuentro de Edad Dorada que se realizará el día de mañana. Franklin Beltrán estará predicando; y tendremos una asistencia de más o menos 80 ancianos. “Caminando con Dios” será el tema de este año.

Aprovecho para agradecer el buen corazón de muchos de la iglesia, que hicieron posible con su generosidad la asistencia de algunos de nuestros ancianos. 

MARANATA – EL SEÑOR VIENE

1 CORINTIOS 16:22

Su Suficiencia

  • Salmos 81:8, 10Oye, pueblo mío, y te amonestaré. Israel, si me oyeres, (10) Yo soy Jehová tu Dios, Que te hice subir de la tierra de Egipto; Abre tu boca, y yo la llenaré.”

El amor de Dios por su pueblo es tan grande; y el deseo de su corazón para con los suyos tan bueno. Pero Israel no oyó; y lo que le vino fue tan contrario a lo que Dios deseaba darle. Antes de soltarte el pensamiento de hoy, te pido leas el pasaje completo…

Salmos 81:8-16Oye, pueblo mío, y te amonestaré. Israel, si me oyeres, No habrá en ti dios ajeno, Ni te inclinarás a dios extraño. Yo soy Jehová tu Dios, Que te hice subir de la tierra de Egipto; Abre tu boca, y yo la llenaré. Pero mi pueblo no oyó mi voz, E Israel no me quiso a mí. Los dejé, por tanto, a la dureza de su corazón; Caminaron en sus propios consejos. ¡Oh, si me hubiera oído mi pueblo, Si en mis caminos hubiera andado Israel! En un momento habría yo derribado a sus enemigos, Y vuelto mi mano contra sus adversarios. Los que aborrecen a Jehová se le habrían sometido, Y el tiempo de ellos sería para siempre. Les sustentaría Dios con lo mejor del trigo, Y con miel de la peña les saciaría.

Fuera de un gran… ESCUCHA A DIOS Y NO PIERDAS LO QUE ÉL TIENE PARA TI… Dios me exhortaba con las frases de los versículos 8 y 10.

El pensamiento para hoy es este: Debemos recibir su amonestación, para entender de verdad de que se trata la vida cristiana, y así poder pedir conforme a su voluntad, y ver su suficiencia… Abre tu boca, y yo la llenaré 

Se hace necesario entrar en su palabra con un corazón dispuesto, para así escuchar su amonestación cada día. Si no vamos a su palabra, con ese corazón dispuesto… ¿cómo escucharemos su voz? Una vez que escuchemos su voz, y comprendamos su voluntad para con nosotros, debemos recordar lo grande de su salvación, como veíamos ayer; recordar que él es el Señor que nos libro del mundo con un propósito tan grande. Y entonces, confiando en él, entendiendo su voluntad, y creyendo en su gran amor, pedimos conforme a su voluntad y él nos oye.

Veremos que él si es suficiente, y que quiere lo mejor para nosotros; lo cual se dará al ocuparnos de su causa… que toda la tierra sepa que Jesucristo es el Señor, y que no hay otro.

Salmos 83:18

“Y conozcan que tu nombre es Jehová; Tú solo Altísimo sobre toda la tierra.”

MARANATA – EL SEÑOR VIENE

1 CORINTIOS 16:22

  • Salmos 78:22 “Por cuanto no habían creído a Dios, Ni habían confiado en su salvación.”

El Salmo 78 habla de la fidelidad de Dios para con su pueblo infiel; y en éste se nos da un recuento muy bueno del tiempo del Éxodo, hasta su entrada en la tierra prometida. Vez tras vez vemos la gran fidelidad de Dios, y la dureza de su pueblo.

Nuestro pasaje se da alrededor del pueblo incrédulo todavía en el desierto; y nos da un buen diagnostico del problema real de esta pueblo de dura cerviz. Diagnostico que nos enseña también el por qué los de esa generación no entraron a la tierra prometida; y concuerda con lo dicho, en el mismo contexto, en Hebreos 3:17-19¿Y con quiénes estuvo él disgustado cuarenta años? ¿No fue con los que pecaron, cuyos cuerpos cayeron en el desierto? ¿Y a quiénes juró que no entrarían en su reposo, sino a aquellos que desobedecieron? Y vemos que no pudieron entrar a causa de incredulidad.

Israel en el Éxodo era un pueblo que habiendo creído en Dios para su redención, para su salida de Egipto por la sangre del cordero de la Pascua (Éxodo 12), ahora no creían en la suficiencia de Dios para cumplir sus promesas, y meterlos para poseer la buena tierra. El problema nunca fue que ellos no creyeran en Dios; sino que no le creyeron a Dios, ni confiaron en su salvación.    

Este pasaje tiene una aplicación muy directa con todos los que somos verdadero creyentes en Cristo Jesús. Ya hemos sido rescatados del mundo (Tipificado en Egipto) por la sangre del Cordero de Dios que quita el pecado del mundo (Tipificado en el cordero pascual); y ahora se nos llama a crecer, para poder vivir esa vida abundante que Jesucristo vino a darnos…

Juan 10:10 El ladrón no viene sino para hurtar y matar y destruir; yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia.

Piénsalo: Vino, murió y resucitó al tercer día, no solo para salvarnos del pecado y de la muerte, sino para darnos una vida abundante (Tipificada en la buen tierra prometida a Israel).

¿Por qué muchos creyentes nunca crecen, y nunca experimentan la vida abundante? Sencillamente por que no le creen a Dios, y no confían en su salvación. Ellos dicen: Dios sí es poderoso para salvarme, y lo hizo… pero darme una vida abundante… eso es otra cosa, y no ceo que el pueda.

Se olvidan de la salvación tan grande que nos ha dado Dios; que es una salvación que afecta el hoy y la misma eternidad; que es suficiente para todo lo que yo pueda necesitar en esta vida, y la venidera. No es una salvación a medias… Dios jamás dijo: Yo te salvo del pecado y la muerte, pero mire a ver como hace ahora, hasta que venga por ti… ¡Buena suerte! No, y mil veces no… Su salvación es suficiente; y  el problema no está ni en Dios, ni en su salvación (La cual, a propósito, es le mismo Señor Jesucristo, como vinos hace unos días… Jesús es la Salvación de Dios); el problema es la fe de los creyentes.

Esta salvación, esta vida abundante que Cristo nos da, se vive por la fe. La fe es oír lo que Dios dice, entenderlo, y creerle.

Para oír a Dios, hay que leer atentamente su palabra… Romanos 10:17Así que la fe es por el oír, y el oír, por la palabra de Dios.” Y si no estamos en el Libro, será difícil entrar a la vida abundante; y será difícil, si hemos entrado, permanecer en ella.

No seamos de los que dudan de Dios, y descuidan una salvación tan grande.

 

MARANATA – EL SEÑOR VIENE

1 CORINTIOS 16:22

A pesar de…

En el Salmo 73 Asaf nos recuerda la seguridad de nuestra salvación, y el gran amor y misericordia de Dios, para con nosotros.

Asaf comienza declarando un error cometido, al mirar este mundo con ojos de carne, y no con los ojos de Dios…

Salmos 73:1-3 Ciertamente es bueno Dios para con Israel, Para con los limpios de corazón. En cuanto a mí, casi se deslizaron mis pies; Por poco resbalaron mis pasos. Porque tuve envidia de los arrogantes, Viendo la prosperidad de los impíos.

Del versículo 4 al 14 Asaf explica bien la fuente de su envidia. Pero luego él reacciona, y considera las cosas con los ojos de Dios, y dice…

Salmos 73:17-22Hasta que entrando en el santuario de Dios, Comprendí el fin de ellos. Ciertamente los has puesto en deslizaderos; En asolamientos los harás caer. ¡Cómo han sido asolados de repente! Perecieron, se consumieron de terrores. Como sueño del que despierta, Así, Señor, cuando despertares, menospreciarás su apariencia. Se llenó de amargura mi alma, Y en mi corazón sentía punzadas. Tan torpe era yo, que no entendía; Era como una bestia delante de ti.

Como decimos en Colombia, Asaf exclama… ¡Qué burro era yo, delante de ti, Señor! Que el impío viva a sus anchas en este mundo por cien años; ¿qué es esto, comparado con una eternidad de tormento?

Pero entonces viene la parte que llamaba mi atención… A pesar de que casi se resbalan y deslizan sus pies; a pesar de ser como una bestia delante de Dios…

  • Salmos 73:23-26Con todo, yo siempre estuve contigo; Me tomaste de la mano derecha. Me has guiado según tu consejo, Y después me recibirás en gloria. ¿A quién tengo yo en los cielos sino a ti? Y fuera de ti nada deseo en la tierra. Mi carne y mi corazón desfallecen; Mas la roca de mi corazón y mi porción es Dios para siempre.”

Con todo, o a pesar de… siempre estamos con el Señor; y cuando en peligro de desviarnos, él nos toma de la mano, y nos guía con su consejo. Y cuando todo termine, y a pesar de lo que sea, ¡después el Señor nos recibirá en gloria! 

Como dice la canción: ¡ES TODO PARA MÍ!

Y además… porque todavía hay más… aunque mi carne y mi corazón desfallecen aquí y allá, en mi peregrinar por este mundo, “Mas la roca de mi corazón y mi porción es Dios para siempre.”

¡Gracias mi Señor!

MARANATA – EL SEÑOR VIENE

1 CORINTIOS 16:22

Dios sí es amor, y así lo enseña la Biblia… 1 Juan 4:8El que no ama, no ha conocido a Dios; porque Dios es amor.” Pero todos aquellos que quieren vivir vidas de pecado, escudándose en esta, olvidan que la Biblia también enseña que Dios es luz, que Dios es justicia, y que jamás tendrá por inocente al pecador no arrepentido.

Cuando el Señor proclama su nombre delante de Moisés, esto queda tan claro…

Éxodo 34:6-7Y pasando Jehová por delante de él, proclamó: ¡Jehová! ¡Jehová! fuerte, misericordioso y piadoso; tardo para la ira, y grande en misericordia y verdad; que guarda misericordia a millares, que perdona la iniquidad, la rebelión y el pecado, y que de ningún modo tendrá por inocente al malvado; que visita la iniquidad de los padres sobre los hijos y sobre los hijos de los hijos, hasta la tercera y cuarta generación.

En el Salmo 68 vemos la gran diferencia de lo que espera a los impíos y a los justos, cuando el Señor finalmente se levante y actúe.

  • Salmos 68:1-3Levántese Dios, sean esparcidos sus enemigos, Y huyan de su presencia los que le aborrecen. Como es lanzado el humo, los lanzarás; Como se derrite la cera delante del fuego, Así perecerán los impíos delante de Dios. Mas los justos se alegrarán; se gozarán delante de Dios, Y saltarán de alegría.” 

Creo que no son necesarias las palabras. La diferencia es bien clara; y podemos ver el gran amor de Dios para con los justos, como su gran ira contra los impíos.

¿Quiénes son los impíos? Bíblicamente, todo hombre que nace sobre la tierra… Romanos 5:12Por tanto, como el pecado entró en el mundo por un hombre, y por el pecado la muerte, así la muerte pasó a todos los hombres, por cuanto todos pecaron.

¿Quiénes son los justos, entonces? Bíblicamente, todo ser humano que cree en el Hijo de Dios y su obra redentora en la cruz del Calvario… 2 Corintios 5:21Al que no conoció pecado, por nosotros lo hizo pecado, para que nosotros fuésemos hechos justicia de Dios en él.

Malaquías habla de lo mismo que vemos en Salmos 68:1-3; y nos presenta los dos mismos grupos de personas.

Malaquías 4:1-3Porque he aquí, viene el día ardiente como un horno, y todos los soberbios y todos los que hacen maldad serán estopa; aquel día que vendrá los abrasará, ha dicho Jehová de los ejércitos, y no les dejará ni raíz ni rama. Mas a vosotros los que teméis mi nombre, nacerá el Sol de justicia, y en sus alas traerá salvación; y saldréis, y saltaréis como becerros de la manada. Hollaréis a los malos, los cuales serán ceniza bajo las plantas de vuestros pies, en el día en que yo actúe, ha dicho Jehová de los ejércitos.

Cuando el Señor Jesucristo se levante de la diestra del Padre, vendrá con poder y gloria, para actuar. El Sol de Justicia, que será luz, gozo, y salvación para los que le aman; será condenación para todos los impíos y malvados de la tierra. ¿No nos enseña lo mismo la naturaleza? El sol que da vida y calor a este mundo, puede causar el cáncer y la muerte a aquellos que le “desafían” exponiéndose ante él.

Los unos saltarán y cantarán… mientras que los otros arderán.

¿En que grupo estás? Alguien dijo una vez: Jesús vino la primera vez en pañales, y no lo pudieron vencer; toda la Escritura se cumplió, y él pudo decir: Consumado es. Ahora viene sobre las nubes, con poder y gloria… ¿quién podrá detenerle?

Hasta que venga, el desea usarnos para que muchos más se salven en Jesucristo, y estén el grupo que se goza.

 

MARANATA – EL SEÑOR VIENE

1 CORINTIOS 16:22

Viene y no callará

  • Salmos 50:2-3; 21 “De Sion, perfección de hermosura, Dios ha resplandecido. Vendrá nuestro Dios, y no callará; Fuego consumirá delante de él, Y tempestad poderosa le rodeará. … Estas cosas hiciste, y yo he callado; Pensabas que de cierto sería yo como tú; Pero te reprenderé, y las pondré delante de tus ojos.”

El Salmo 50 se titula “Dios juzgará al mundo”; y no podemos olvidar que Dios es Juez Justo.

Porque Dios “guarda silencio” ante el pecado, el mundo, su pueblo Israel, y la misma iglesia se olvidan que el juicio viene, y que Dios es Juez Justo.

Pero en este Salmo Dios nos recuerda la realidad del juicio venidero, el cual tomará diferentes formas, pues uno es el juicio al perdido en el Gran Trono Blanco, otro es el juicio a su pueblo Israel en la tribulación, y otra cosa será el Tribunal de Cristo para juzgar a la iglesia.

En el versículo 2 vemos la venida del Sol de Justicia de que habla Malaquías 4; el Señor Jesucristo viniendo con poder y gloria para juzgar al mundo. Pero nota lo que dice… “y no callará” 

La hora del juicio por fin ha llegado, y el Juez hablará con voz de trueno, y no callará más.

Y entonces llegamos al versículo 21, que tiene una aplicación muy práctica para la iglesia.

Por su gran paciencia y misericordia, por ser lento para la ira, llegamos a pensar que él es como nosotros, y que nos entiende, y que no somos tan malos… Pero Dios dice: “Estas cosas hiciste, y yo he callado; Pensabas que de cierto sería yo como tú; Pero te reprenderé, y las pondré delante de tus ojos.”

Recuerda, no callará más; la hora del juicio ha llegado, y él nos reprenderá, y pondrá las cosas en orden delante de nuestros ojos.

Ya no habrá excusas, ni falta de entendimiento; veremos y entenderemos nuestro proceder según Dios y su Palabra.

2 Corintios 5:10Porque es necesario que todos nosotros comparezcamos ante el tribunal de Cristo, para que cada uno reciba según lo que haya hecho mientras estaba en el cuerpo, sea bueno o sea malo.”

Si amamos a Dios, y hay temor de Dios en nosotros, van a haber cambios en nuestras vidas; vamos a querer ordenar estas cosas antes de su venida. Pero si no hay temor de Dios, no habrán cambios… Salmos 55:19Dios oirá, y los quebrantará luego, El que permanece desde la antigüedad; Por cuanto no cambian, Ni temen a Dios. Selah”  

 

MARANATA – EL SEÑOR VIENE

1 CORINTIOS 16:22

Una Tarea Sagrada

  • Salmos 40:9-10 “He anunciado justicia en grande congregación; He aquí, no refrené mis labios, Jehová, tú lo sabes. No encubrí tu justicia dentro de mi corazón; He publicado tu fidelidad y tu salvación; No oculté tu misericordia y tu verdad en grande asamblea.”

En este Salmo de David, de alabanza por la liberación divina, veo claramente la tarea sagrada que Dios ha dado a cada creyente, pero en forma especial a cada pastor/predicador.

Estas palabras comienzan y terminan con una “grande congregación” y “grande asamblea” Como pastor, estas palabras me recuerdan, entre otras cosas, que sin importar el “tamaño” de la iglesia que pastoreemos, nunca debemos olvidar que Dios la compró a precio de su propia sangre, y nos la encomendó a nosotros; y esto la hace una grande congregación. Sin importar su tamaño, ella siempre será casa de Dios, y columna y baluarte de la verdad, con el potencial de llegar a las naciones, en el nombre y poder del Señor Jesucristo; y eso la hace grande. 

En segundo lugar, estás palabras remarcan la gran importancia de anunciar en medio de esa grande congregación la justicia de Dios. Con un juego de palabras, inspiradas por Dios mismo, David nos enseña claramente lo que es la justicia de Dios.

Ahora, antes de seguir, se hace necesario notar que estás palabras son dichas por el Mesías… Salmos 40:6-8 “Sacrificio y ofrenda no te agrada; Has abierto mis oídos; Holocausto y expiación no has demandado. Entonces dije: He aquí, vengo; En el rollo del libro está escrito de mí; El hacer tu voluntad, Dios mío, me ha agradado, Y tu ley está en medio de mi corazón.” Vemos el cumplimiento, y aun la explicación de estas palabras en Hebreos 10:5-10. Te pido lo leas y confirmes. Básicamente el Señor está diciendo: Dios abrió mi oído, y entendí claramente que todo lo que la ley hacía y ofrecía eran tan solo una sombra, un cuadro, de lo que yo haría por la voluntad de Dios, una vez para siempre, para salvar a la humanidad, al hacerme hombre y morir por ellos.

Con eso en mente; ahora sí vamos a considerar lo que el Salmista dice de la justicia, inspirado por Dios, en un Salmo Mesiánico:

“He anunciado justicia en grande congregación; He aquí, no refrené mis labios, Jehová, tú lo sabes. No encubrí tu justicia dentro de mi corazón; He publicado tu fidelidad y tu salvación; No oculté tu misericordia y tu verdad en grande asamblea.”    

La justicia, es decir lo que hace de un pecador un justo; la única y verdadera justicia es “tu justicia”, la cual tiene que ver con la fidelidad de Dios y su salvación, que es lo mismo que su misericordia y verdad. es decir, su fidelidad es su verdad; y su salvación es su misericordia para con nosotros.

La salvación de Dios es el Señor Jesucristo; y esta salvación es conforme a las escrituras.

Lucas 2:25-32 nos deja saber que Jesús es la Salvación de Dios; nos deja saber sin duda alguna que la Salvación de Dios es una persona, y no alguna religión.

Y he aquí había en Jerusalén un hombre llamado Simeón, y este hombre, justo y piadoso, esperaba la consolación de Israel; y el Espíritu Santo estaba sobre él. Y le había sido revelado por el Espíritu Santo, que no vería la muerte antes que viese al Ungido del Señor. Y movido por el Espíritu, vino al templo. Y cuando los padres del niño Jesús lo trajeron al templo, para hacer por él conforme al rito de la ley, él le tomó en sus brazos, y bendijo a Dios, diciendo: Ahora, Señor, despides a tu siervo en paz, Conforme a tu palabra; Porque han visto mis ojos tu salvación, La cual has preparado en presencia de todos los pueblos; Luz para revelación a los gentiles, Y gloria de tu pueblo Israel.” 

1 Corintios 15:1-4 nos deja saber que la obra salvadora del Mesías fue conforme a las Escrituras, a la verdad de Dios, a su fidelidad…

Además os declaro, hermanos, el evangelio que os he predicado, el cual también recibisteis, en el cual también perseveráis; por el cual asimismo, si retenéis la palabra que os he predicado, sois salvos, si no creísteis en vano. Porque primeramente os he enseñado lo que asimismo recibí: Que Cristo murió por nuestros pecados, conforme a las Escrituras; y que fue sepultado, y que resucitó al tercer día, conforme a las Escrituras;

Así, mi tarea sagrada es anunciar su justicia, y no callar ni encubrirla en mi corazón. Debo proclamar en la gran congregación el amor de Dios, su verdad y gran fidelidad para con nosotros, al enviar a su Unigénito a morir por nuestros pecados. El Justo por los injustos, para llevarnos la Padre. 

MARANATA – EL SEÑOR VIENE

1 CORINTOS 16:22

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 248 seguidores