Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 2/06/17

Un Buen Desafío

Hay una tendencia, entre algunos creyentes, a separar la “vida espiritual” del domingo, de la “realidad” del lunes por la mañana. No se puede estar más equivocado. Dios es Dios de todos los días; y él no nos deja el lunes por la mañana… así tampoco nosotros deberíamos dejarlo “en la iglesia” el domingo.

Daniel nos desafía grandemente con su vida. Él era fiel a Dios, y a su trabajo con el rey Dario. Y esto era tan obvio, que tanto el rey, como los enemigos de Daniel, lo reconocen y confiesan. Una vez más, te animo a leer la historia de Daniel en el foso de los leones, en Daniel 6… verdaderamente inspiradora y fascinante.

Daniel 6:4
“Entonces los gobernadores y sátrapas buscaban ocasión para acusar a Daniel en lo relacionado al reino; mas no podían hallar ocasión alguna o falta, porque él era fiel, y ningún vicio ni falta fue hallado en él.”

Daniel 6:16
“Entonces el rey mandó, y trajeron a Daniel, y le echaron en el foso de los leones. Y el rey dijo a Daniel: El Dios tuyo, a quien tú continuamente sirves, él te libre.”

Daniel 6:20
“Y acercándose al foso llamó a voces a Daniel con voz triste, y le dijo: Daniel, siervo del Dios viviente, el Dios tuyo, a quien tú continuamente sirves, ¿te ha podido librar de los leones?”

En el versículo 6 vemos qué clase de empleado era este hombre Daniel. Sus enemigos, llenos de odio y envidia ante los planes del rey de hacer de Daniel el gobernador principal, buscan como acusarle, pero nada pueden usar en su contra… “porque él era fiel, y ningún vicio ni falta fue hallado en él.”

Daniel verdaderamente era irreprensible en su trabajo; intachable en cuanto a sus responsabilidades con el rey Dario, y su reino.

Ellos se ven forzados a tenderle una trampa en lo relacionado con su Dios; y para esto, engañan al rey, y lo hacen firmar un edicto que dice… “que cualquiera que en el espacio de treinta días demande petición de cualquier dios u hombre fuera de ti, oh rey, sea echado en el foso de los leones.

Daniel, fiel a su Dios, escucha de este edicto, y va derecho a casa… “y abiertas las ventanas de su cámara que daban hacia Jerusalén, se arrodillaba tres veces al día, y oraba y daba gracias delante de su Dios, como lo solía hacer antes.” 

Ellos le arrestan, y obligan al rey a cumplir el edicto; y es acá que vemos el testimonio que Daniel tenía delante de su señor el rey. En los versículos 16 y 20, el rey dice en dos ocasiones: “El Dios tuyo, a quien tú continuamente sirves”

¿Cómo conciliar esto? Es decir, ¿cómo es posible andar sirviendo a Dios continuamente, y a la misma vez ser el empleado del mes y del año, y que el jefe piense en ponernos de gerentes? 

Cuando servimos a Dios continuamente, seremos los mejores empleados, porque estaremos haciendo las cosas para Dios, y no para los hombres.

Efesios 6:5-8Siervos, obedeced a vuestros amos terrenales con temor y temblor, con sencillez de vuestro corazón, como a Cristo; no sirviendo al ojo, como los que quieren agradar a los hombres, sino como siervos de Cristo, de corazón haciendo la voluntad de Dios; sirviendo de buena voluntad, como al Señor y no a los hombres, sabiendo que el bien que cada uno hiciere, ése recibirá del Señor, sea siervo o sea libre.

Si los creyentes trabajarán en el mundo como Dios manda, sirviendo a su Dios continuamente, seríamos la fuerza laboral más buscada en el mundo. Y estaríamos dando a los jefes un claro testimonio del poder de Dios. Considera el testimonio del rey Dario, después de este evento…

Daniel 6:26-27
“De parte mía es puesta esta ordenanza: Que en todo el dominio de mi reino todos teman y tiemblen ante la presencia del Dios de Daniel; porque él es el Dios viviente y permanece por todos los siglos, y su reino no será jamás destruido, y su dominio perdurará hasta el fin. El salva y libra, y hace señales y maravillas en el cielo y en la tierra; él ha librado a Daniel del poder de los leones.”

MARANATA – EL SEÑOR VIENE

1 CORINTIOS 16:22

Anuncios

Read Full Post »