Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 14/06/17

Es innegable que tratamos a la gente según el “precio” que le damos; y por eso se da el favoritismo, la acepción de personas, y otra cosas más. Si tu empleado te invita a comer, y se te hace algo tarde, a ti poco o nada te importa; pero si esa invitación viene del Presidente de la República, podemos apostar que estarás ahí antes de la hora señalada.

¿Cuánto vale para ti el Señor? Este es uno de los temas que trata Malaquías con los sacerdotes del pueblo. Antes de ver el pesaje, tan solo recuerda que Jesús nos ha hecho reyes y sacerdotes para Dios el Padre. Así que, este libro tiene una aplicación tremendamente práctica para nosotros.

Malaquías 1:8
Y cuando ofrecéis el animal ciego para el sacrificio, ¿no es malo? Asimismo cuando ofrecéis el cojo o el enfermo, ¿no es malo? Preséntalo, pues, a tu príncipe; ¿acaso se agradará de ti, o le serás acepto? dice Jehová de los ejércitos.

Malaquías 1:14
Maldito el que engaña, el que teniendo machos en su rebaño, promete, y sacrifica a Jehová lo dañado. Porque yo soy Gran Rey, dice Jehová de los ejércitos, y mi nombre es temible entre las naciones.

Estos sacerdotes jamás se atreverían a presentar al príncipe del pueblo una ofrenda dañada; ellos jamás llevarían animal cojo, ciego, o mutilado, para presentárselo como regalo al príncipe; pero no dudaban en presentárselo al Gran Rey.

Como Jesús los acusará años después, ellos buscaban la gloria de los hombres, y no la gloria que viene de Dios. Para ellos valían más los hombres, que Dios, Gran Rey.

El punto acá es el siguiente… ¿qué trato damos a Dios? ¿Qué damos al Señor, las primicias y lo mejor de nosotros, o las sobras, lo dañado, lo último?

Tan sencillo como preguntarnos… ¿cumplimos la cita diaria con Dios? ¿O será que siempre lo dejamos “plantado”, llegamos tarde, llegamos sucios, afanados, etc.?

La queja de Dios en este punto para con su pueblo es:

Malaquías 1:6 “El hijo honra al padre, y el siervo a su señor. Si, pues, soy yo padre, ¿dónde está mi honra? y si soy señor, ¿dónde está mi temor? dice Jehová de los ejércitos a vosotros, oh sacerdotes, que menospreciáis mi nombre. Y decís: ¿En qué hemos menospreciado tu nombre?

¿Nos podría decir lo mismo el Señor?

MARANATA – EL SEÑOR VIENE

1 CORINTIOS 16:22

Read Full Post »