Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 2/08/17

Dios solo Dios…

  • Hebreos 13:20-21 “Y el Dios de paz que resucitó de los muertos a nuestro Señor Jesucristo, el gran pastor de las ovejas, por la sangre del pacto eterno, os haga aptos en toda obra buena para que hagáis su voluntad, haciendo él en vosotros lo que es agradable delante de él por Jesucristo; al cual sea la gloria por los siglos de los siglos. Amén.”

En este pasaje tan hermoso se puede ver la verdad de Romanos 11:36 “Porque de él, y por él, y para él, son todas las cosas. A él sea la gloria por los siglos. Amén.”

Nuestra salvación es de él… Él es el Dios de paz, que por amor entregó a su propio Hijo para reconciliarnos o hacer las paces con él; y ahora, justificados por la fe, tenemos paz para con Dios por medio de su Hijo Jesucristo. Romanos 5:10Porque si siendo enemigos, fuimos reconciliados con Dios por la muerte de su Hijo, mucho más, estando reconciliados, seremos salvos por su vida.

Por eso tuvo que resucitarle de los muertos, porque el buen pastor su vida dio por las ovejas; y por su sangre derramada somos herederos de un mejor y eterno pacto. Hebreos 9:15Así que, por eso es mediador de un nuevo pacto, para que interviniendo muerte para la remisión de las transgresiones que había bajo el primer pacto, los llamados reciban la promesa de la herencia eterna.”

Nuestras obras son por él… Es Dios, por su gracia, quien nos hace aptos, perfectos, o completos… enteramente preparados para toda buena obra… y así poder hacer su voluntad; pero no de cualquier forma, sino haciendo Dios en nosotros lo que le agrada a él, dándonos por su buena voluntad el querer como el hacer (Filipenses 2:13porque Dios es el que en vosotros produce así el querer como el hacer, por su buena voluntad.”). Y todo esto por Jesucristo, y no en nuestra carne, no por nosotros mismos. Es decir, es Jesucristo haciendo en nosotros, lo que es agradable delante de Dios conforme a su voluntad; porque por la gracia de Dios, al ser creyentes perfectos, morimos a la carne cada día, y ya no vivimos nosotros, sino que Cristo vive en nosotros.

La gloria es para él…  ¿Cómo no darle la gloria a Dios? ¿Cómo no vivir agradecidos con nuestro Padre Celestial? No importa de que hablemos, él lo inicia, y él lo sustenta, y porque es de él, y por él, él recibe la gloria.

“al cual sea la gloria por los siglos de los siglos. Amén.”  

 

MARANATA – EL SEÑOR VIENE

1 CORINTIOS 16:22

Read Full Post »